LA CLÍNICA QUE VIENE
A cargo de Gabriel Lombardi

Colaboran: Santiago Candia, Luis Prieto y Christine Wertheim.

 

En esta década que termina han cambiado las modalidades de existencia del humano y del padecimiento por el que consultan hombres, mujeres, y quienes no se reconocen entre tales. El síntoma, es decir la división del sujeto $ se muestra ahora enmascarado no sólo por fantasías, prejuicios y referencias tradicionales no muy explícitas, sino también por el impacto reciente de tecnologías que modifican las condiciones del amor, del deseo, de los goces y afecciones del cuerpo, de la libertad y sus límites. Ese camuflaje del síntoma se acentúa con los consumos de estupefacientes, cada vez más accesibles que el sistema prohíbe y propicia, así como por la oferta feroz de alteraciones hormonales, quirúrgicas, protéticas, y más opciones, que se suman a las modas preexistentes.

Además, está claro que las referencias inconscientes situadas por Freud y Lacan son manipuladas actualmente por tecnologías de automatización, imitación y reemplazo 1) del saber, 2) de los lazos, 3) de la función del padre y, sobre todo, 4) de lo femenino.

Teniendo en cuenta estos dos polos bien diferentes, el del inconsciente freudiano y el de la programación turingiana que se impone ahora globalmente, ¿se pueden todavía ubicar las categorías clínicas del psicoanálisis en tanto particulares que orientan, que resisten a la virtualización de los cuerpos, a la reducción del sexo femenino a universales de reemplazo, y a la asignación significante codificada de la identidad?

Ni la histeria, ni la paranoia, ni la perversión han desaparecido, más bien lo contrario, son estructuras elementales del entramado subjetivo que se manifiestan en formas renovadas, en respuesta a un sistema que empuja a goces desanexados de masas informáticas. Esto puede verificarse en cada caso, 1) si ha habido analista, y 2) si se tiene en cuenta lo que desde el comienzo proponemos como clave de acceso a la clínica en nuestro Colegio: la reacción del sujeto-síntoma a la interpretación del analista.

Quiero compartir
farp2015
Cerrar