Taller Anual del Colegio Clínico: Lógica del Caso

Lunes 19.30 a 21 hs

Primer Cuatrimestre:

Responsable: Vanina Muraro

Enseñantes invitados: Silvana Castro Tolosa y Rita Mantegazza

Segundo Cuatrimestre:

Responsable: Carolina Zaffore

Enseñantes invitados: Mariano Pujana y Luciano Salinas

La modalidad de trabajo será la de un taller. Consistirá en el acompañamiento al cursante en la escritura de un material clínico y su presentación grupal ante el conjunto de sus compañeros donde tendrá lugar la conversación clínica al respecto de los puntos más relevantes de la viñeta.

Una discusión clínica supone la elaboración de saber sobre la experiencia al tiempo de cada uno, lo cual admite diversos acercamientos (incluyendo la función de AT, las co-admisiones etcétera). El curso es abierto a todos los cursantes, cuenten o no con práctica asistencial en instituciones y/o consultorios privados.

Fundamentación:

A falta de técnicas predeterminadas ¿qué hacemos los analistas en el consultorio? ¿Cómo intervenimos? ¿Qué de nuestra palabra y cinética funciona como “interpretación”? ¿Cómo reconocemos sus efectos? Constatamos que no es nada sencillo enunciar y aislar la acción del analista. Y no se trata de un déficit, sino que es parte esencial de nuestro oficio. El acto en sí mismo involucra una dimensión de desconocimiento y exige ser leído retroactivamente, junto a otros.

Tropezamos frecuentemente con la dificultad en la exposición de la clínica psicoanalítica: especialmente, la complejidad que conlleva aislar la interpretación y el síntoma. La interpretación es un texto de una materialidad que trasciende al significante en su utilización más habitual. Este obstáculo para situarla se evidencia con asiduidad en la presentación de casos clínicos, especialmente, a la hora de transmitir la lógica de una cura ya que cuando la interpretación queda desdibujada en el texto, el caso se trasforma en una compilación de avatares de la vida del paciente y, aun cuando podamos observar mejorías, nos resulta imposible reconducirlas a algún accionar del analista. El síntoma, como respuesta dividida del sujeto es señalado por Freud como la brújula de un análisis y nos permite el acceso y la particularidad diagnóstica; sin embargo, su formulación no siempre es simple o inmediata. Debido a ello se privilegiará en los materiales la respuesta asociativa o transferencial del paciente a las intervenciones del analista y la ubicación del síntoma.

En el “Taller de la Lógica del Caso” nos proponemos trabajar sobre las especificidades de este tipo textual en psicoanálisis, tomando como perspectiva general lo señalado tanto por Freud como por Lacan: el analista es “al menos dos”, uno en su acto y otro al momento de dar razones. La operación de la escritura permite recuperar la lógica de la experiencia clínica y posibilita el intercambio y la discusión en el lazo de la comunidad analítica.

La histerización durante el análisis en distintos tipos clínicos

Primer cuatrimestre

Martes 19 hs

Responsable: Gabriel Lombardi

Enseñantes invitados: Santiago Candia y Luis Prieto

Desde que Freud descubrió la anatomía particular del cuerpo histérico y su aptitud para comunicar, advirtió que se puede escuchar e interpretar lo que dice ese cuerpo, intervenir sobre la sustancia gozante en él incrustada, y eventualmente liberar el deseo que lo habita y que en él se retuerce por manifestarse y hacer lazo social. El síntoma histérico es, desde entonces, el partenaire lógico del psicoanalista.

De allí que Lacan recomiende la histerización del discurso del analizante como requisito de la cura. ¿Eso supone que también los otros tipos clínicos de síntoma, no muy sociales en su presentación inicial, han de histerizarse en las condiciones artificiales del tratamiento? Es la pregunta que desarrollaremos en este curso, tomando en primer lugar el cuerpo histérico, que manifiesta y contagia su división, su vacío, su celo, su cuestionamiento del padre, su pasión de mujer Otra. Luego el obsesivo, que se aísla por no hacerlo, el del fóbico, que se protege de sus órganos deseantes; también el cuerpo del père-verso, que delega en el partenaire su división o su angustia, el del paranoico, que a menudo deviene analizante, se sensibiliza, se duele y llora. Y también otros tipos clínicos, extremos, el organismo esquizofrénico, refractario a la consistencia que da cuerpo; el cuerpo melancólico, que invade el mundo con su goce triste y culpable.

El cuerpo y sus goces: cuerpo histérico, femenino, transexual

Primer cuatrimestre

Martes 20.30 hs

Responsable: Florencia Farías

Enseñantes invitados: Mariano Daquino y Ricardo Cababié

El psicoanálisis, desde un comienzo, ubica el inconsciente como teniendo efectos sobre el cuerpo. El cuerpo está en disyunción con su goce por la operación del lenguaje. Nos ocuparemos de las modalidades en que el goce vuelve al cuerpo. En la histeria el cuerpo habla mediante sus conversiones, sin embargo hace huelga del cuerpo,  queda detenida en el goce fálico, a diferencia de la posición femenina, con un cuerpo que puede alojar y soportar una satisfacción, goce suplementario, en la que en lugar de rechazar su cuerpo, puede entregarlo al Otro, ser causa del deseo. También nos detendremos en los cuerpos transformados de los transexuales y en el tipo de goce prevalente.

Del cuerpo de la infancia al cuerpo adolescente: Desamparos, duelos y sexuación

Primer cuatrimestre

Jueves 19 hs

Responsable: Patricia Pirillo

Enseñantes invitados: Luján Iuale, Mónica Marín, Liora Stavchansky

La travesía del cuerpo implica tiempos lógicos y operaciones constitutivas. El cuerpo infantil parte del acuciante vivenciar pulsional que se escande con la latencia, para irrumpir nuevamente en la pubertad como ese momento crucial de pasaje del cuerpo infantil al cuerpo  adolescente. Por eso el cuerpo se hace y se rehace. De allí que ese cuerpo que se tenía en la infancia queda conmovido con el impacto de la segunda oleada pulsional, forzando al/a adolescente a un trabajo constante. En el contexto actual a estos avatares se añaden una serie de contingencias atravesadas por el desamparo y la vulnerabilidad. Por otro lado los duelos en esos tiempos constitutivos se presentan muchas veces vía la desvitalización o la actuación. Finalmente la época ha puesto sobre el tapete una fuerte discusión en torno a la sexuación y la pluralización de las identificaciones a nivel de lo que se denomina “género”.

Los grandes casos clínicos del psicoanálisis

Primer cuatrimestre

Jueves 20.30 hs

Responsable: Marcelo Mazzuca

Enseñantes invitados: Gonzalo López y Luciano Lutereau

La clínica del psicoanálisis se apoyó siempre en la elaboración y lectura de casos. Los casos se anticipan a la teoría, la interrogan y la renuevan. Pero, ¿qué es un caso para el psicoanálisis? ¿Cómo lo utilizaron los grandes maestros a la hora de transmitir la experiencia y enseñar su metodología?  

Nuestra propuesta consiste en estudiar esos casos que se han vuelto paradigmáticos en la historia del psicoanálisis. Para eso revisaremos la amplia casuistica de Freud, algunos de los casos más destacados de los posfreudianos y los escasos pero decisivos aportes de Lacan.

Lo haremos prestando especial atención al ejercicio y el establecimiento del diagnóstico, al manejo del síntoma en transferencia y a la lógica que impone la interpretación.

El psicoanálisis como artificio

Segundo cuatrimestre

Martes 19 hs

Responsable: Edmundo Mordoh

Enseñantes invitados: Juan Manuel Moraña y Tomás Otero

Freud en Recordar, repetir y reelaborar entiende a la transferencia como una suerte de reino intermedio “entre la enfermedad y la vida”.  Ese espacio tiene reglas que se sostienen en lógicas muy precisas. No hay otra forma de intervenir y operar sobre el síntoma si no es través de su puesta en forma en ese campo que Freud delimita y que no duda, entre otras cosas, en calificar como artificial.

También Lacan en el Seminario 17 afirma, por ejemplo, que sólo “mediante condiciones artificiales” un analista puede instituir la experiencia analítica en tanto introducción estructural del discurso de la histérica. El acto analítico implica que algo, cual Caballo de Troya, venga a “llamar desde afuera” pues si no, “no puede salir nada”.

Estudiaremos en este seminario esas “condiciones artificiales” necesarias para pensar la transformación del ser hablante en el marco de un análisis.

Del cuerpo pulsional a la pulsión como eco de un decir

Segundo cuatrimestre

Martes 20.30 hs

Responsable: Silvia Migdalek

Enseñantes invitados: Mariano Daquino y Matías Laje

Partiremos del concepto freudiano de pulsión, como ficción y mitología del psicoanálisis, que recorta el cuerpo erógeno, y  arribaremos a la propuesta de Lacan sobre las pulsiones como “eco en el cuerpo del hecho de que hay un decir” (Seminario sobre el sinthome, 1975-1976). Acompañaremos a Lacan en su lectura minuciosa del desmontaje de la pulsión y su invención del “objeto a”, indicando allí una nueva perspectiva que se abre a causa de la relación íntima entre pulsión y significante, ya que justamente la pulsión se constituye cuando se dirige al campo del Otro, y en ese recorrido contornea alguna satisfacción, satisfacción que interrogaremos. ¿Qué valor tiene esta perspectiva en el tratamiento de ciertas presentaciones clínicas de la época? Nos proponemos construir herramientas epistémicas para orientarse en una clínica donde las modalidades de satisfacciones presentan un circuito pulsional cada vez más “a-cortado”, en apariencia más lejos del inconsciente lenguajero y más próximo a una satisfacción inmediata de los cuerpos.

Vicisitudes en la transferencia del sujeto esquizofrénico

Segundo cuatrimestre

Jueves 19 hs.

Responsable:  Martín Alomo

Enseñantes invitados: Rodrigo Abínzano y Gonzalo López

En esta oportunidad, nos ocuparemos del tipo clínico que constituye el paradigma de las denominadas “enfermedades mentales” y de la psiquiatría misma: el llamado “esquizofrénico”. La clínica analítica, que necesariamente opera por medio de la transferencia, tiene algo para aportar a un tratamiento posible de las esquizofrenias. Parte de la propuesta consistirá en dar nuestros argumentos al respecto, ya que la clínica de la esquizofrenia tiene mucho para enseñarnos a los analistas; nos ocuparemos también de fundamentar esta idea.

Principalmente, analizaremos las particularidades de la transferencia en la esquizofrenia y las distintas maniobras que ellas demandan del analista, tomando como eje central la siguiente pregunta: ¿cómo plantear el problema del cuerpo en la lógica de quien no dispone de uno para alojar sus órganos?

Por medio del análisis de la ironía de transferencia, caracterizaremos los siguientes fenómenos: la defensa, siempre paradojal; los términos y las características de la división subjetiva; distintos tipos de actualizaciones transferenciales; el juego dramático y el despliegue escénico en la transferencia; el tratamiento “por amor” a la presencia encarnada del objeto; el problema del denominado “amor muerto”; el síntoma analítico, que adviene de cuerpo presente, a condición de poner en juego -el analista- una articulación plástica entre el lugar lógico del muerto y la figura del amor muerto.

El problema económico de los goces

Segundo cuatrimestre

Jueves 20.30hs

Responsable: Matías Buttini

Enseñantes invitados: Leonardo Leibson y Julia Minaudo

En el mundillo actual del psicoanálisis llamado lacaniano estamos inundados de propuestas dogmáticas y frases hechas sobre el goce: hay que acotarlo, es maligno, es sexual y por ello se puede -y es una consigna de terapéuticas de moda- gozar libremente y desenfrenadamente como uno quiera… Se supone, también en el plano de la amplia cultura psi, que eso es algo que hay que soltar o saber manipular.

Nuestra interrogación, siempre de orientación en Freud y en Lacan, situará los problemas con los que nos encontramos los analistas a diario, en la práctica cotidiana. ¿Qué es un problema económico en la clínica psicoanalítica? ¿A qué llamamos goce(s) en la práctica y en la teoría actual?¿Cómo operar con ello? ¿Qué implicancias éticas tiene la noción de goce entendida como problema, incluso como lo define Lacan en Aún “lo que no sirve para nada”?

Los enunciados sobre el goce en el psicoanálisis son heterogéneos y por momentos contradictorios en los que es difícil situarse y tomar posición: hay que acotarlo, es maligno, es sexual y por ello se puede -y parece ser una consigna terapéutica de moda- gozar libre y desenfrenadamente como uno quiera. Se supone también que el goce es algo a soltar o a saber manipular.

Nuestra interrogación, orientada por Freud y Lacan, situará una serie de obstáculos habituales para el clínico en su práctica cotidiana, donde cobrará especial relevancia el problema económico que el goce implica en sí mismo, las nominaciones varias con las que se lo sitúa y las modalidades para el analista de operar con ello así como también las implicancias éticas en juego en dichas respuestas.

 

VOLVER AL CC

Quiero compartir
farp2015
Cerrar
es_ESSpanish
es_ESSpanish